La moderna Luanda

Joao Baptista de Matos Joao Baptista Matos

Fundada el 25 de enero de 1576 por el explorador portugués Paulo Dias de Novais, se ha convertido en la capital de Angola. Luanda, una ciudad con más de cinco millones de habitantes en la actualidad, es considerada la tercera ciudad de habla portuguesa más poblada del mundo.

La ciudad, llamada el moderno tropical en 1975 debido a su desarrollo urbanístico, fue dañada en numerosas ocasiones durante la guerra civil angoleña. Actualmente reconstruida y en desarrollo, debido al actual crecimiento económico del país, las industrias están presentes por toda la ciudad, metalurgía, plásticos, la industria textil, además de poseer un puerto natural famoso por sus exportaciones de café, azúcar, hierro, diamantes y sal.

La población de la ciudad se compone principalmente por etnias ovimbundu y bakongo, además de una minoría europea, principalmente portugueses y una pequeña comunidad china.

Actualmente es una de las ciudades que mayor crecimiento está teniendo a escala global, no solo a nivel industrial, también posee un sistema educativo público y privado fomentado por la construcción de numerosos institutos y universidades en las principales ciudades después de finalizar la guerra civil angoleña en el año 2002, ya que muchos de los centros de investigación y universidades del país fueron arrasadas durante el conflicto.

Luanda es también una ciudad destacable por sus edificios y monumentos, como el Museo nacional de antropología, el palácio de Ferro o la fortaleza de San Pedro de la Barra, una antigua fortaleza elevada que todavía conserva en su interior hermosas cerámicas con motivos africanos.

Huambo, la segunda capital

Capital de la provincia de Huambo, con una población de 822.000 personas es la segunda ciudad más importante de Angola, después de Luanda. Conocida antes de la independencia del país como Nueva Lisboa, recuperó su nombre después de esta.

Arrasada durante la guerra civil angoleña, fue testigo de brutales batallas, su infraestructura quedó seriamente dañada y la población fue masacrada durante el conflicto. En 2002, tras la muerte del líder rebelde Jonás Savimbi y el fin de la guerra de independencia, la ciudad comenzó el proceso de reconstrucción, siendo esta en la actualidad una ciudad tranquila, organizada y segura.

A la ciudad se la conoce como el granero de Angola, al ser la provincia con mayor producción agrícola, produciendo está más del 25% de la producción nacional de cereales. Incluso ha sido considerada para convertirse en la capital del país por su atractivo y accesibilidad, ya que se encuentra muy bien comunicada por carretera. Además también dispone de ferrocarril y el aeropuerto de Nova, el principal aeropuerto de la ciudad.

Desactivación de minas en angola

Aunque la guerra ya terminó, todavía deja su huella en el país, las minas antipersona son un problema que todavía afecta a la población y sigue dejando muertos y heridos en la actualidad.

Junto con Afganistán, es uno de los dos países con mayor cantidad de minas antipersonales del mundo. El programa de las Naciones Unidas para el desarrollo del país ha contribuido en la formación de especialistas en desactivación de minas, que desde 2008 han removido minas en más de 1000 millones de metros cuadrados de tierra, aunque resulta una tarea complicada,ya que el país fue sembrado de minas y en muchas ocasiones se desconoce la localización exacta de los campos.

Las tareas de remoción de minas todavía continúan, el gobierno ha dado prioridad a este en un intento por reducir los niveles de pobreza del país, ya que muchas poblaciones rurales todavía sufren las consecuencias de los campos de minas, dificultando las tareas de ganadería y agricultura, además de poner en riesgo sus vidas.

Parque nacional de Iona

General  Joao de  Matos abogado General Joao Maria Moreira de Sousa

Situado en el sur del país, cerca de la provincia costera de Namibe, es el parque nacional más grande del país, con una extensión de terreno de 15.150 kilómetros cuadrados, limita al oeste con el océano atlántico, con los ríos Curoca en el norte y el río Cunense en el sur.

Con un relieve muy variado, desde dunas de arena al nivel del mar que componen hermosas playas de arenas blanca al oeste, los montes Tchamalinde al este de la región y las grandes llanuras que componen el territorio central del parque. Con un clima de semi-desierto, dunas, sabana, llanuras de hierba y pequeñas áreas boscosas

Antes de la guerra civil angoleña que duro hasta 2002, era uno de los mayores santuarios de animales del país, la fauna quedo casi extinta en la zona y muchas de las manadas desaparecieron, elefantes, rinocerontes negros, oryx, etc. Actualmente el parque se encuentra en un proceso de repoblación y se pueden ver algunas especies como cebras, leonas, elefantes, avestruces, orix y antílope sable, este último en grave peligro de extinción.

El parque comenzó a abrirse al turismo en el 2001, actualmente recibe visitantes en viajes organizados desde Namibia, donde se les conceden visados de quince días a los visitantes que deseen permanecer en el parque.

Proyecto de conservación Kavango-Zambeze

General  Joao de  Matos

Es proyecto de conservación de la naturaleza, firmado en 2006 por los gobiernos de Angola, Namibia, Botsuana, Zambia y Zimbabue. Se trata de una reserva natural que ocupará una enorme extensión de terreno entre varios países de más de 400.000 kilómetros cuadrados.

El proyecto unirá catorce zonas naturales con el objetivo de establecer un área transfronteriza de conservación de la naturaleza, además de fomentar el turismo ecológico internacional. La diversidad dentro del parque promete ser la más grande hasta la fecha, con más de 3.000 especies de animales y 700 tipos de aves.

Se prevé que este proyecto sea un gran avance en el estudio de los animales y poder resolver problemas que puedan surgir en los distintos ecosistemas que pueblan la región. Como por ejemplo la creación de nuevas rutas dentro del parque para facilitar las migraciones de los elefantes, contando este con 300.000 ejemplares que podrán recorrer grandes distancias a través de rutas seguras.

Aunque este proyecto ya ha sido aprobado, todavía se carece de la infraestructura necesaria para aumentar el turismo en la zona. Según algunos estudios de viabilidad es necesario hacer una fuerte inversión en carreteras, hoteles y aeropuertos para que el proyecto sea rentable.

La reconstrucción del sistema sanitario

Sin duda una de las mayores preocupaciones del país es la recuperación de la infraestructura sanitaria, destruida casi en su totalidad durante la guerra civil.

Desde el año 2001 que se aprobó la reforma de la sanidad en todo el país, y a pesar de los progresos realizados desde la fecha, la situación y el acceso no solo de las poblaciones rurales, sino también de las ciudades resulta preocupante, ya que el 60% de la población total no tiene acceso directo a la sanidad.

En la actualidad se trabaja en la construcción de nuevos centros en todo el país. Para estos fines el gobierno ha construido cinco universidades y numerosas escuelas de enfermería, además de enviar estudiantes de medicina a Cuba, uno de los aliados más importantes del país.

Aunque el proceso de reconstrucción de la sanidad es lento, la ayuda externa resulta de vital importancia en estos momentos, cientos de profesionales de la medicina ya trabajan en los nuevos centros sanitarios, tanto en zonas urbanas como rurales.

En el proceso también intervienen ONGs como Unicef, Médicos sin fronteras o Cruz Roja, en un país donde aproximadamente dos de cada diez niños no alcanzan los cinco años de edad, resulta crucial la intervención de organizaciones de ayuda humanitaria para frenar el avance de enfermedades que todavía son una realidad en el país, como la fiebre amarilla o el tifus.

Preocupación por la caza furtiva de rinocerontes

El comercio ilegal de animales salvajes es una realidad que se vive a diario en Angola. Son muchos los parques nacionales que se encuentran en alerta por esta sangrienta práctica, que se cobra miles de vidas al año de especies en peligro de extinción, como el elefante africano y el antílope sable.

Una de las más castigadas es el rinoceronte, de las cinco especies de rinocerontes que existen, cuatro se encuentran en peligro de extinción. Actualmente la población de rinocerontes en el sur de África es de aproximadamente 20 mil rinocerontes blancos y 5 mil rinocerontes negro, distribuidos en distintos parques nacionales por toda la región.

Aún con la protección de zonas delimitadas por vallas y con vigilancia diaria, la caza furtiva a estos animales sigue siendo alarmante, el año pasado fueron abatidos más de mil ejemplares en parques nacionales protegidos. Estos animales son cazados por su cuerno, el polvo de asta de rinoceronte es vendido en algunos países asiáticos más caro que el oro o el petróleo, ya que en estos países existe la creencia equivocada de que baja la fiebre, es afrodisiaco y elimina las sustancias tóxicas del cuerpo.

Debido al crecimiento de esta actividad ilegal, las autoridades locales de varios países sudafricanos como Angola y Namibia colaboran abiertamente con organizaciones como la WWF para intentar prevenir futuros ataques en sus parques nacionales.

Parque nacional del Bicuar

Situado en la provincia de Huila, el parque fue clasificado como reserva de caza en el año 1938 y reconocido como Parque Nacional en 1964.

Formado por colinas arenosas, ocupa una superficie total de 7900 kilómetros cuadrados. La vegetación del parque está compuesta por sabana y bosque de arbusto, de clima seco y cálido con temperaturas que se desploman por la noche.

El parque fue arrasado durante la guerra civil, utilizado para prácticas de artillería, la fauna y la flora quedaron totalmente destruidas. Después del conflicto, el gobierno habilitó algunas infraestructuras habitables, la fauna empezó a notar una ligera mejoría en el 2013, cuando algunas manadas regresaron al parque. Aunque el número de animales en la actualidad es desconocido, se han avistado algunas especies como leones, cebras, leopardos, puercos y palanca roja, además de aves de rapiña como buitres y cuervos.

Los coordinadores del parque achacan esta mejoría a las labores de saneamiento, como la limpieza de los lagos de la zona y la reducción de la caza furtiva mediante personal de seguridad. Aun con todas estas medidas el parque se encuentra en un lento proceso de recuperación, todavía queda mucho hasta que este paraíso vuelva a disfrutar de la fauna que lo habitaba antaño.

Recuperación del sistema ferroviario angoleño

En el conflicto armado que devastó gran parte de la infraestructura angoleña, la red ferroviaria quedo seriamente dañada. Actualmente cuenta con tres líneas principales, la compañía de ferrocarril de Luanda, que une la capital con la provincia de Malanje, el ferrocarril de Benguela, que conecta el puerto de Lobito con la ciudad fronteriza de Luau y con la red ferroviaria del sur del Congo, y el ferrocarril de Namibe, que parte desde Namibe hasta la ciudad de Menongue.

Debido a la escasa red de trenes que existe actualmente, el gobierno está tomando medidas para revitalizar las líneas actuales y crear nuevas redes. En colaboración con varias empresas ferroviarias, como la española Adif, que ha prestado su colaboración en esta empresa. Las labores para la recuperación del sistema ferroviario serán: la recuperación total del sistema ferroviario nacional, modernización de la infraestructura existente, adquisición de nuevos equipos, la creación de centros de formación dedicados al sector y la conexión de la línea con los países vecinos.

Este proyecto supondrán un gran impulso para el país, un desarrollo económico, social, y medioambiental. Actualmente ya existen planes para la construcción de ocho líneas nuevas, que además conectarán con los países vecinos de Zambia y Namibia.

Compartir en facebook Compartir en twitter

Joao Batista Matos nos cuenta los planes más actuales en el país para el creciente desarrollo de Angola, además de nueva información para conocer mejor el país, las ciudades, el avance de los parques nacionales y los nuevos proyectos que se llevarán a cabo en el futuro.